Por la libertad y la democracia

El pueblo boliviano, a lo largo de su historia, ha reafirmado su libertad y sus derechos. Luchó y recuperó la democracia con un sacrificio ejemplar. Superó crisis económicas con esfuerzo y firmeza. Defendió su dignidad e integridad por encima de las adversidades. En todos esos avatares los periodistas acompañamos con lealtad y consecuencia, con transparencia y honestidad, esa lucha tenaz y ejemplar. Y hoy más que nunca los periodistas y el pueblo estamos apegados a la libertad y la democracia porque provienen de nuestras entrañas mismas.

Hoy, una vez más, estamos preocupados por  los signos y señales que amenazan los derechos fundamentales de la sociedad: Amenazar la libertad de expresión es amenazar la democracia;  amenazar la libertad de opinión es amordazar la libertad de pensamiento. La garantía de la democracia plena es la libertad de expresión.

La instrumentalización de la justicia, la propaganda como instrumento de coerción, la amenaza y la violencia contra el libre ejercicio periodístico, los monopolios públicos y privados destinados a la nociva propaganda y adoctrinamiento, la perversión y persecución política, la corrupción y el narcotráfico son claros indicios que ponen en riesgo el sistema democrático.

Los periodistas, frente a estas adversidades, declaramos nuestro compromiso de seguir la lucha democrática a lado del pueblo boliviano. Convencidos de que nuestro pueblo tiene razón al calificarnos, junto a la Iglesia, como las instituciones más creíbles y confiables para garantizar la vigencia del estado de derecho.

Los periodistas sostenemos que la falta de transparencia en las investigaciones sobre corrupción, tráfico de influencias y otras irregularidades confirma que el pueblo cree cada vez menos en la solvencia legal y moral de la administración del Estado.

Los periodistas reafirmamos la plena vigencia de la Ley de Imprenta como único instrumento que garantiza tanto el ejercicio periodístico como el derecho de la sociedad a ser correctamente informada. La Ley de Imprenta es un patrimonio jurídico del pueblo boliviano.

Los periodistas exhortamos a los actores políticos a respetar las convenciones internacionales, ratificadas por el Estado, como la de San José de Costa Rica, que en su artículo 13 garantiza la libertad de pensamiento y expresión. Y La Carta Democrática Interamericana que declara expresamente que el gobierno está obligado a promover y defender la democracia representativa.

Los periodistas invocamos y exigimos el respeto de los artículos 106 y 107 de la Constitución Política que, ante los avasallamientos en contra del pueblo a conocer objetivamente lo que sucede en todas las esferas del Estado, es una garantía para el trabajo responsable de la información, como también de la Ley 494 sobre la responsabilidad de empresas y Estado de respetar la calidad profesional del periodista.

Convencidos de que todos estamos conminados a preservar la democracia de cualquier turbulencia política y económica, los periodistas, en nuestro noveno congreso nacional realizado en Tarija, el 29 de octubre, ratificamos nuestra independencia política y nuestro inquebrantable compromiso con la democracia.

Leave a Reply