Radios comunitarias mexicanas alegales

Las radios comunitarias han apoyado la resistencia de los pueblos aborígenes a la construcción de megaproyectos energéticos o mineros

Radio Totopo nació el 16 de febrero de 2006 en el barrio de Pescadores, el más antiguo y marginado del municipio de Juchitán, en el sureño estado mexicano de Oaxaca. Pero en la actualidad sigue clausurada por las autoridades, mientras el proyecto de ley de telecomunicaciones continúa su trámite, informa Daniela Pastrana (IPS)

Los habitantes de La Séptima, como se conoce popularmente el barrio, dicen que la emisora es de todo el pueblo. Totopo, que como la mayoría de las radios comunitarias y comerciales en México carece de permiso oficial, transmite 90 por ciento de su programación en diidxazá, la lengua de los indios zapotecos.

En los últimos años, Radio Totopo acompañó a campesinos y pescadores binnizá, como se llaman a sí mismos los zapotecos de la región, en la resistencia a la instalación de un parque eólico por parte de la empresa española Gas Natural Fenosa en terrenos comunales del Istmo de Tehuantepec.

La Asamblea de Pueblos del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio denunció que el proyecto fue presentado con engaños a los campesinos y algunos, al no hablar español y no tener traducción, firmaron los contratos de arrendamiento de sus parcelas en total desventaja y violentando el derecho de los pueblos originarios a la información y a la consulta.

Totopo procedió por seis meses a la traducción de los contratos al idioma zapoteco, los transmitió e implementó campañas sobre el proyecto hasta el 26 de marzo, cuando policías estatales desmontaron la emisora, quitaron los cables de luz y de audio y se llevaron su transmisor y una computadora, en el marco de una acción de desalojo del predio en disputa.

El coordinador de la radio, Carlos Sánchez, sufrió fractura de un brazo durante el operativo y ahora permanece oculto ante la posibilidad de ser detenido, como lo fue por varios días Mariano López Gómez, dirigente del movimiento opositor de los parques eólicos, al que acusaron de extorsión a funcionarios

Todo eso ocurrió mientras en el Congreso legislativo nacional se discute una compleja iniciativa de reforma constitucional en materia de telecomunicaciones, comprometida por el presidente Enrique Peña Nieto en el multipartidario Pacto por México, que responde a añejos reclamos de grupos de la sociedad civil que pugnan por el derecho a la información.

“La iniciativa recoge muchas demandas que como sociedad hemos tenido durante tres décadas, por lo que gran parte de su contenido no es un mérito cupular sino producto del estudio de especialistas y de la movilización social”, destacó la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) luego de presentarse el 11 de marzo en el parlamento.

Entre otros temas, la organización no gubernamental destaca el reconocimiento constitucional de las radios, que tendrán “concesiones sociales” y la obligación del Estado de garantizar el derecho a la libertad de expresión por todas las plataformas existentes.

“El reconocimiento constitucional es muy importante, no es menor. Si no se nombran es como si no existieran, por eso nuestra pelea por ser reconocidas por ley porque dicen que somos ilegales”, explicó a IPS la abogada Gisela Martínez, del capítulo mexicano de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (Amarc).

Martínez, empero, apuntó también que el proyecto de ley de telecomunicaciones es apenas la primera piedra de un edificio en construcción, para hacer real el derecho de los pueblos a tener sus medios de difusión.

El Senado tiene hasta este martes 30, cuando finalizará el periodo anual de sesiones, para hacer las modificaciones que planteó la Cámara de Diputados a la iniciativa y pasarla así a los 32 parlamentos de los estados mexicanos, ya que al tratarse de una reforma de la Constitución debe ser aprobada por al menos 17 de ellos.

En caso de no conseguirse esa aprobación, tendrá que abrirse un periodo parlamentario extraordinario o el proyecto de ley quedará en un impasse hasta septiembre, cuando se reanuden las sesiones formales.

En todo caso, “la batalla madre será con las leyes reglamentarias”, dijo Martínez, pues ya hay un mal antecedente con las radios indígenas.

“En 2006, una modificación constitucional permitió a las comunidades indígenas tener sus propias radios, pero siete años después aún no hay una ley reglamentaria que permita que los pueblos puedan acceder a ese derecho”, indicó.

Para Amarc, la lucha que viene si finalmente se aprueba la ley será conseguir que las radios no tengan restricciones de potencia, que puedan tener acceso a la publicidad, que no estén confinadas a un sector geográfico y que se reserve el 33 por ciento del espectro radioeléctrico para las emisoras comunitarias e indígenas.

Otros temas importantes serán la transparencia en la expedición de refrendos y nuevos permisos de transmisión, así como la definición de mecanismos efectivos que garanticen la subsistencia económica de las radios, sin poner en riesgo su autonomía e independencia.

Pero no todos son tan optimistas. En Oaxaca y muchos otros lugares del país, las radios populares han sido un elemento fundamental en las luchas de los territorios y cultura frente a grandes proyectos de desarrollo: “A nosotros esa ley no nos sirve de nada”, aseveró a IPS vía telefónica Óscar Ledima Santiago, otro de los coordinadores de Radio Totopo.

“Toda esa discusión es una mentira porque las radios estamos siendo reprimidas por defender los derechos de los pueblos, y para cuando terminen de hacer los reglamentos ya no va a haber tierra por la cual luchar”, señaló.

Radio Totopo lleva ya cuatro semanas sin transmitir y el equipo que le confiscaron está valorado en poco más de 5.000 dólares. Los pobladores han bloqueado carreteros y tienen barricadas alrededor de la zona en la que se pretende construir el parque eólico.

Y no es el único caso. Otros dos periodistas de Radio Voces de los Pueblos fueron retenidos varias horas junto con dos colegas del diario nacional La Jornada el 21 de marzo. Días después fue Filiberto Vicente, de Radio Xadani, quien denunció haber recibido amenazas de muerte y, por último, Radio Huave, pionera de las comunitarias en el Istmo, sufrió el robo de su equipo de transmisión.

En todos los casos se trata de emisoras que han apoyado la resistencia de los pueblos aborígenes a la construcción de megaproyectos energéticos o mineros.

“Exigimos una investigación a fondo de estas agresiones y castigo para los funcionarios y empresarios ligados a la violación de nuestro derecho a la información”, advirtió en un comunicado la Asamblea de Pueblos del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio.

Fuente: Periodistas en español, 3.5.13

Una mirada al futuro de la televisión

Mi colega Alejandro Pardo ya lo ha bautizado como “El Manifiesto Netflix“, y lo cierto es que el documento de prospectiva publicado hace unos días en la sección de relaciones con los inversores del sitio web de la empresa, aporta pistas acerca del futuro de la televisión, aplicables a otros sectores.

Aunque se trate de un pronóstico interesado, hay que reconocer que Netflix (un servicio de pago de televisión a la carta distribuido por internet), ya se ha convertido en uno de los grandes del mercado de la televisión en los Estados Unidos y que su expansión a otros 43 países revela su voluntad de proyección global. En este sentido, indudablemente tiene relevancia la visión de futuro del sector que Netflix ha compartido con sus accionistas.

La previsión central del documento es la paulatina sustitución de la distribución lineal de televisión por la televisión vía internet, el desarrollo de los mercados de aplicaciones que remplazarán a los canales y la desaparición del mando a distancia en beneficio de sistemas de interacción más inteligentes, sociales y personalizados.

Algunas de las claves de la estrategia de Netflix pueden servir de referencia en otros sectores que, al igual que el televisivo, enfrentan la necesidad de reinventar sus modelos de producto y de negocio para sobrevivir:

 •En un tipo de contenido (películas y shows clásicos)

 •En la gestión del servicio (altas y bajas de suscriptores, facturación y atención al cliente)

 •Tarifa (ajustada, única y plana)

 •Catálogo (selectivo, protegido con altas inversiones en licencias y en producción original)

 •Innovación para la mejora tecnológica del servicio (calidad de audio y vídeo, aplicaciones, sitio web y personalización de la oferta mediante algoritmos)

 A diferencia de otros medios que se empeñan en definirse en función de un soporte, Netflix ha entendido que su negocio es un servicio: la distribución multi plataforma y personalizada de contenido audiovisual de entretenimiento.

Fuente: Infobae, 30.4.13 por José Luis Orihuela, periodista español

pan>Añade que la calidad de los contenidos informativos influye en el desarrollo y crecimiento de una sociedad, y en Ecuador “se han fijado estándares de calidad en el artículo 18 de la Constitución que responsabilizan a los medios a producir información verificada, oportuna, contextualizada, plural, sin censura previa y con responsabilidad ulterior, hacia la consolidación de defensorías de audiencias que velarán por la buena calidad de la información y el respeto de los derechos humanos”.

El Gobierno considera también que “la eliminación de la precarización y tercerización es un gran avance” y que de “sueldos paupérrimos, utilidades mínimas o inexistentes sin derecho a horas extra u otros beneficios de Ley” se ha pasado en la actualidad a “equiparar la categoría profesional de los periodistas con la de los profesores, logrando que un comunicador titulado no gane menos de 800 dólares, mientras que uno que no tenga estudios de tercer nivel como mínimo $600″.

También se hace referencia a que “los canales alternativos de comunicación eran muy pocos y el acceso a Internet era limitado, por su reducido ancho de banda y la escasa infraestructura tecnológica”, y se ha ampliado la infraestructura de acceso a las tecnologías de información: “Con ello 10′ 700.000 ecuatorianos acceden al Internet en todo el país en sus viviendas, en 373 infocentros públicos, permitiendo contar con más información y posibilidades de expresión”.

La Secretaría de Comunicación valora que estos avances, “conquistas justas y sobre todo pasar de una la libertad de prensa que era un privilegio de pocos a promover como un derecho de todos, porque ahora el Estado promueve la democratización de la comunicación como ordena la Constitución, es motivo suficiente para celebrar el Día Mundial de la Libertad de Prensa”.

 “La prensa necesita de muchas voces para poder ser libre. Necesita diversificarse, adaptarse y evolucionarse para poder ser libre”, concluye en un comunicado.

Fuente: Periodistas en español, 30.4.13

El Gobierno de Ecuador considera que la democratización de la comunicación es un hecho

La Secretaría Nacional de Comunicación de Ecuador conmemora el 3 de mayo como el Día Mundial de la Libertad de Prensa y se suma a esta iniciativa para concienciar sobre el derecho a la democratización de los medios de comunicación, informa Andrés Reliche (Andes)

En este 3 de Mayo de 2013, la Secretaría de Comunicación señala “con datos factuales que Ecuador ha logrado grandes avances en materia de los derechos de la comunicación hacia una verdadera libertad de prensa, y considera que la democratización de la comunicación es un hecho”.

Entre esos datos se señala que en 2007 existían en Ecuador 1.178 medios de comunicación privados, 86 públicos y ni uno solo comunitario; mientras que en 2013 existen 1.315 medios privados, 327 medios públicos y 20 medios comunitarios.

Añade que “se avanza en firme hacia un mayor y mejor acceso a los medios de comunicación, redes sociales y otras nuevas tecnologías para fomentar la capacidad de deliberación pública y diálogo de la sociedad consigo misma y sus dirigentes sobre asuntos de interés general devolviendo el poder a la ciudadanía legitimado en el artículo 16 y 18 de la Constitución”.

Para el Gobierno “se ha logrado finalmente la separación de poderes; ya los grupos financieros o económicos no están vinculados a los medios de comunicación, cumpliendo la Constitución que garantiza en el artículo 213 la no vinculación de los medios de información nacionales con intereses ajenos a la comunicación”, norma que fue apoyada por la gran mayoría de los ecuatorianos en consulta popular.

El Gobierno sostiene que “los derechos de la comunicación benefician a los ciudadanos también en materia de educación al hacer uso de las franjas educativas dispuestas en la Ley, que fomentan la producción nacional, dando paso a la difusión masiva de contenidos culturales y educativos de calidad, cultivando la identidad nacional”.

Añade que la calidad de los contenidos informativos influye en el desarrollo y crecimiento de una sociedad, y en Ecuador “se han fijado estándares de calidad en el artículo 18 de la Constitución que responsabilizan a los medios a producir información verificada, oportuna, contextualizada, plural, sin censura previa y con responsabilidad ulterior, hacia la consolidación de defensorías de audiencias que velarán por la buena calidad de la información y el respeto de los derechos humanos”.

El Gobierno considera también que “la eliminación de la precarización y tercerización es un gran avance” y que de “sueldos paupérrimos, utilidades mínimas o inexistentes sin derecho a horas extra u otros beneficios de Ley” se ha pasado en la actualidad a “equiparar la categoría profesional de los periodistas con la de los profesores, logrando que un comunicador titulado no gane menos de 800 dólares, mientras que uno que no tenga estudios de tercer nivel como mínimo $600″.

También se hace referencia a que “los canales alternativos de comunicación eran muy pocos y el acceso a Internet era limitado, por su reducido ancho de banda y la escasa infraestructura tecnológica”, y se ha ampliado la infraestructura de acceso a las tecnologías de información: “Con ello 10′ 700.000 ecuatorianos acceden al Internet en todo el país en sus viviendas, en 373 infocentros públicos, permitiendo contar con más información y posibilidades de expresión”.

La Secretaría de Comunicación valora que estos avances, “conquistas justas y sobre todo pasar de una la libertad de prensa que era un privilegio de pocos a promover como un derecho de todos, porque ahora el Estado promueve la democratización de la comunicación como ordena la Constitución, es motivo suficiente para celebrar el Día Mundial de la Libertad de Prensa”.

 “La prensa necesita de muchas voces para poder ser libre. Necesita diversificarse, adaptarse y evolucionarse para poder ser libre”, concluye en un comunicado.

Fuente: Periodistas en español, 30.4.13