En 2013 fueron asesinados 29 periodistas y cuatro siguen desaparecidos en América Latina

A pesar de los mecanismos de protección aprobados por algunos países, la violencia contra trabajadores de prensa no cesa, mientras se acumulan los casos de impunidad

Veintinueve periodistas y trabajadores de la prensa fueron asesinados en 2013 y cuatro están desaparecidos involuntariamente en nueve países de América Latina y el Caribe, según el informe de la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (CIAP) de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap).

En México hubo siete asesinatos de periodistas y trabajadores de la información y cuatro desapariciones forzadas, además de decenas de atentados.

Asimismo, en Brasil se registraron siete asesinatos, otros cuatro en Guatemala, cuatro en Colombia, cuatro en Honduras, uno en Ecuador, en Perú y en Nicaragua. En total, hubo 33 víctimas.

 Estos crímenes -apuntó el organismo- se dieron en una región en la que no existe guerra formal alguna, y entre las víctimas se encuentran periodistas de tres países que pusieron en marcha mecanismos de protección aprobados por ley o por iniciativas gubernamentales: México, Colombia y Guatemala.

 La estadística anual de muertes 2007-2014 revela un aumento de la violencia contra los periodistas, ya que en 2007 hubo 27 víctimas; en 2008, 26; en 2009 sube a 32; 2010 a 40; 2011 a 39; en 2012 baja a 30, pero este año vuelve a subir a 34.

La Felap sostiene que los asesinatos, atentados y amenazas en su mayoría quedan impunes por cuanto son ejecutados por ciertos “poderes fácticos” que actúan en la sombra y procuran silenciar al periodismo.

“Imponen la censura y autocensura en las empresas informativas y siembran el miedo entre periodistas”

“Con sus acciones criminales, imponen la censura y autocensura en las empresas informativas y siembran el miedo entre periodistas que viven cotidianamente amenazados y con el temor de ser la próxima víctima si informan sobre esos poderes de hecho”, señaló.

En cuanto a los autores, el Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala (CeriGua) señaló, en noviembre de 2013, que “poderes paralelos, crimen organizado, autoridades prepotentes, funcionarios corruptos, fuerzas de seguridad incapaces y abusivas y pobladores irrespetuosos son algunos de los actores que están intentando coartar derechos fundamentales”.

 La impunidad marca estos crímenes en todos los países. En Colombia, los delitos de asesinatos prescriben a los 20 años, se cierran los expedientes y mueren las investigaciones, que poco o nada avanzaron. Ya prescribió el 45% de los 142 asesinatos ocurridos en los últimos 36 años (1977-2013), reportó María Camila Rincón Ortega, del diario El Espectador, de Bogotá.

El 25 de diciembre de 2013 prescribió el último de estos 64 casos, el proceso por el asesinato del periodista Danilo Alfonso Baquero, ocurrido el 26 de diciembre de 1993.

En este escenario, el informe destacó una noticia buena: la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó por unanimidad (27-11-2013) la resolución “Seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad”, que propicia la protección de los trabajadores de prensa y aboga por el fin de la impunidad de los frecuentes asesinatos en todo el mundo. También instituyó el 2 de noviembre como Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas.

La resolución significa que después de varios años de denuncias, debates e informes, la ONU pasó a una etapa en que insta y exhorta a los países miembros a que adopten legislaciones para proteger el trabajo de los periodistas y aborden como tarea de Estado poner fin a la sombría matanza de trabajadores de prensa, además de terminar con la impunidad que históricamente protege a los autores intelectuales y materiales.

Fuente: Infobae, 27.12.13

Comente