Periodismo e independencia política

Periodismo e independencia política  El mejor y más preciado atributo que debería tener un periódico y, en general, un medio de comunicación, es su independencia política. Debería informar sin cargas ideológicas, sin prejuicios y sin intereses predeterminados, dependiendo únicamente del buen criterio y calidad de sus directivos y de sus periodistas que construyen el cada día del medio informativo.

 Cuando un periódico logra informar con veracidad, se convierte en un soporte de la democracia y, claro está, no hay democracia sin libertad de prensa, sin libertad de pensamiento. Es a estas libertades que contribuyen los buenos medios de comunicación y de esa manera se convierten en impulsores y guardianes –no son los únicos- de la democracia, pues conducen a que el ciudadano esté informado y tenga opinión positiva sobre la realidad que vive.

 En una situación política donde los check and balances, los pesos y contrapesos están desapareciendo, donde el poder estatal es exagerado, tanto que el Ejecutivo controla al  Poder Legislativo, Poder Judicial y Poder Electoral, donde el Estado intenta controlar muchos medios de comunicación y, de esa manera, recorta libertades a los ciudadanos, es cada vez más importante la existencia de medios de comunicación independientes, que muestren la realidad, que no la oculten y que no caigan en la autocensura a la que invitan los poderes desmedidos.

 En sus pocos años de vida, Página Siete ha logrado construir y preservar ese valor: la independencia política, éste es su gran mérito, éste es el capital más grande con el cual cuenta y ésa es su contribución al desarrollo de la democracia. No le debe ser fácil conservar esa independencia en un medio agreste, donde el poder exige obsecuencia y periodismo apologético; a Página Siete no le debe ser fácil su trabajo cotidiano, en el cual se advierte a ojos vista que el avisaje estatal le es esquivo.

 Pero, ahí está este periódico que merece ser apoyado y que merece  recibir una felicitación por lo logrado en pocos años de vida. El proyecto impulsado inicialmente  por Raúl Garafulic, Raúl Peñaranda y ahora por Juan Carlos Salazar e Isabel Mercado, es un ejemplo de la  construcción de un buen periodismo, pues a la independencia política le suman calidad, es eso, precisamente, lo que posee con el aporte pluralista de sus columnistas, quienes provienen de muchas disciplinas, de distintas fuentes ideológicas, que poseen miradas de género y de mundo muy diferentes.

 Aunque el poder los acosa con mucha regularidad y, a veces, con demasiada fiereza y mala intención, Página Siete muestra que se ha mantenido fiel los principios con los cuales se fundó: pluralidad e independencia política. Y, además, es de destacar la innovación, pues la puesta en circulación de nuevos suplementos implica trabajo y un deseo claro de mejorar su calidad.

 La lectura de Ideas, ya consolidada, es un regalo para el lector; la presencia de LetraSiete da una buena idea de las corrientes literarias en el país, y ese suplemento existe al lado de Los Principales, en el cual se retratan las actividades de las burguesías cholas y de los empresarios populares emergentes de Bolivia. Inversión es una buena apuesta para dar una mirada más profunda a la economía; pero, ningún país se mueve sólo y exclusivamente dentro de propio ombligo, por ello es un acierto la circulación de Aldea Global, que nos coloca en el mundo y mira con mayor detenimiento a los fenómenos internacionales.

  Todos  quienes tienen una vena cercana al deporte ahora pueden estar contentos con los recuerdos de los mundiales que vienen en su suplemento deportivo, y para los que miran el mundo con ansias de tecnología también hay un producto para ellos.

 Por todos sus logros alcanzados en tan poco tiempo, por su contribución a la democracia y por darnos un producto de buena calidad, Página Siete, sus directivos, sus periodistas y todo su personal se merecen una felicitación muy grande; tengan certeza de que hay gente que valora su trabajo.

Fuente: Página Siete, 24.4.14 por  Carlos Toranzo Roca, economista y analista político

Comente