Lizárraga: “El periodismo es un contrapeso del poder”

Daniel Lizárraga, el periodista mexicano que impulsó la investigación sobre la millonaria “casa blanca de Enrique Peña Nieto” junto con la connotada periodista Carmen Aristegui de CNN y sus colegas Rafael Cabrera, Irving Huerta y Sebastián Barragán, comentó sobre los retos del periodismo de investigación en la conferencia organizada por la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), en Santa Cruz y La Paz, denominada: ¿Está en riesgo el periodismo de investigación?
Tras el escándalo que generó la investigación sobre la casa del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, publicada en septiembre de 2014, Lizárraga y su equipo fueron despedidos de MVS Radio, aunque el artículo nunca se difundió por ese medio.
Explicó que el equipo de investigadores decidió publicar el contenido en el portal Aristegui Noticias y coordinó con otros medios de comunicación su difusión en bloque, como una nueva estrategia para garantizar su publicación y contrarrestar posibles barreras, como la censura por el peso de la denuncia.
Reiteró que la investigación nunca se difundió en MVS Radio, donde Aristegui y el equipo también trabajaban, porque el medio aparentemente podía vetar la publicación, porque actualmente negocia la banda 2.5 en Internet, un negocio millonario que requiere el aval del Gobierno mexicano.
Contó que al iniciar el trabajo estaba consciente de que significaba “despedirse”, pero se impuso su “vocación” y “pasión” periodística. Dijo que la investigación sobre la casa se hizo por una razón netamente periodística.
Indicó que el periodista Rafael Cabrera vio en el supermercado la revista de espectáculos “Hola”, en la que aparecía la esposa del Presidente, Angélica Rivera, en una nueva casa. En esa publicación, la también actriz enfatizaba que al finalizar el sexenio de Peña Nieto se irían a vivir ahí.
A partir de ahí averiguaron que la casa de 8 millones de dólares estaba a nombre de Ingeniería Inmobiliaria del Centro de Grupo Higa, parte del consorcio que había ganado la licitación del tren México-Querétaro –un proyecto de más de 50 mil millones de pesos–, asignación que fue revocada posteriormente.
La investigación reveló que la licitación del tren de alta velocidad, ganada por un consorcio liderado por la empresa china Railway Construcción Corporation, propiedad del Gobierno chino, contaba en su composición con empresas mexicanas estrechamente vinculadas al PRI y al presidente Enrique Peña Nieto.
La investigación de ocho meses realizada por este equipo de periodistas, con el apoyo de la plataforma de periodismo latinoamericano Connectas y el International Center For Journalistis, confirmó que la residencia ubicada en Sierra Gorda número 150 no está registrada a nombre de Enrique Peña Nieto, tampoco al de Angélica Rivera ni a los de sus hijos.
La residencia pertenece al Grupo Higa que a través de su filial Teya edificó obras millonarias para el Estado de México cuando Peña Nieto fue su gobernador.
Riesgo
Daniel Lizárraga y su equipo no sólo fueron despedidos de MVS Radio, luego de la publicación en bloque de la investigación, sino que afrontan procesos legales.
Dijo que el periodismo vive momentos difíciles en México y en la región, aunque con diferentes matices. Comentó que entre 2009 y 2015, 99 periodistas han sido asesinados en su país, por razones relacionadas con su trabajo. Añadió que el Informe Estado de Censura realizado por la organización Artículo 19, que se dedica a defender reporteros por toda la región, reveló que en el Gobierno de Felipe Calderón se agredía a un periodista cada 48 horas, pero en el Gobierno de Peña Nieto se agrede a un periodista cada 26 minutos.
“Hablamos de agresiones con víctimas. El narcotráfico no manda cartas aclaratorias: golpea o mata. En el sexenio anterior se documentó 182 ataques y el promedio en dos años subió a 226 agresiones documentadas. En el Gobierno actual, que lleva dos años, el promedio subió a 326 casos por año. De las 326 agresiones documentadas en 2014, un total de 146, es decir, el 47 por ciento, viene de un funcionario”, puntualizó.
Tras el remezón que provocó la investigación y las consecuencias laborales que ha sufrido el equipo, Daniel Lizárraga reivindicó el rol del periodismo y de la investigación. “Me parece que algo que no debemos perder de vista es que los periodistas, en general los medios de comunicación, por definición, deberíamos ser un contrapeso del poder”, enfatizó.
Siguió: “Estoy convencido, desde hace mucho tiempo, de que nuestro trabajo o el trabajo del equipo que comandaba hasta hace unos meses es básicamente informar de la mejor manera y con profesionalismo. Si las autoridades consideran que pueden iniciar una averiguación a partir de nuestro trabajo es asunto de ellas, no de nosotros”.
Lizárraga dijo: “Nosotros hacemos lo que periodísticamente podemos comprobar, entonces, que las autoridades tomen su papel. No somos jueces ni tampoco héroes: no se trata de andar arriesgando la vida, pero tampoco dejar de informar”.
Ante la situación que se registra en México contra los periodistas y de lo que le ha tocado vivir luego de la investigación de la casa del presidente mexicano, manifestó: “A mí me corrieron, pero no pasa de ahí. En la ciudad de México no nos pasa nada. Entre otras cosas porque es el centro del poder, porque somos muy visibles. Hay 22 millones de personas, cualquier cosa que pase, lo agarran en un tapón de gente y no se mueve. Estamos de alguna manera blindados por el poder político y por la muchedumbre, pero en las regiones alejadas la cosa no es tan sencilla y suceden este tipo de casos, que son lamentables y siguen pasando”.
El periodista compartió sus impresiones con estudiantes y comunicadores bolivianos. “Ser periodista es una decisión de vida. Tienes que saber que al menos una parte de la vida personal la vas a tener que sacrificar. Es una situación de servicio, de vocación. Si tienes esa vocación nadie la va detener. Digo esto porque me parece que es la única forma en la que podemos aguantar tantas cosas y situaciones muy complicadas”.
“Me parece que una de las circunstancias que nos pasan en México es que esas consecuencias –sobre las investigaciones que desarrollan– van sobre nosotros no sobre nuestro trabajo”, explicó Lizárraga recordando el amedrentamiento que viven los reporteros mexicanos en lo personal. “Nos cuestionan a nosotros, no a nuestro trabajo, porque de eso no pueden cuestionar una coma”, enfatizó.
Datos
Daniel Lizárraga es un periodista de investigación que aunque más cercano a lo académico que al periodismo de calle, hace un puente entre ambos para así lograr adaptarse al periodismo del siglo XXI. Obtuvo una mención honorífica en el Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación 2010-2011. Fue jefe de la Unidad de Investigaciones Especiales de MVS y de Aristegui Noticias. Él y tres periodistas más, incluida Carmen Aristegui, fueron despedidos de su medio de comunicación después de haber publicado los lazos del Gobierno mexicano con el grupo inversor que gana todas las licitaciones en su país.
Fuente: Los Tiempos, 31.5.15 por Katiuska Vásquez, periodista

Comente