Los Micromedios y la Cultura para la paz

Los Micromedios (Weblog, Podcast, Videocast. etc.) provenientes de las tecnologías de la información y comunicación (TICS) son la alternativa más importante en los sistemas de comunicación a nivel de redes ya que sus canales de difusión son la impronta que permite a las nuevas narrativas mediáticas la posibilidad de educar a millones de usuarios tecnológicos, contrarrestando las versiones que emanan desde los grupos de poder y sus canales oficiales de comunicación.
Frente a esa posibilidad que ofrecen los Micromedios, es necesario preguntarse ¿Cómo se desarrollan los contenidos en estos canales de comunicación y hacia qué dirección pedagógica se debe orientar a los usuarios?
UNESCO por ejemplo, recomienda desplegar en los productos digitales contenidos de manera interdisciplinaria que engloben armamentismo, seguridad, relaciones internacionales, transformación y negociación de conflictos, prevención, teorías post-desarrollistas, no-violencia y sobre todo incluir los temas de género, interculturalidad y medio ambiente.
Estos temas necesitan estar conectado con estudios de historiografía, antropología, filosofía y educación, es decir, todas aquellas ramas o campos establecidos que aporten nuevos acercamientos hacia una cultura para la paz”. (Jornada de Foment de la Investigació).
Los Micromedios deberán ser dinámicos y creativos, pero por sobre todo, aportar a las reflexiones políticas y potentes, capaces de derribar las estructuras que perpetúan la cultura de la violencia, proponiendo no solo nuevos lenguajes, sino también, nuevas narrativas tales como: Los valores de la diversidad, el respeto por la democracia y los derechos humanos para reducir, en alguna medida las expresiones de violencia que prevalecen en las redes y los medios de comunicación de carácter tradicional.
Las propuestas alternativas desde los Micromedios establecerán directrices en tres (3) dimensiones de la violencia:
◾· La directa (agresiones personales, terrorismo, guerra); que implica muerte perdida agresión directa a la vida.
◾· La estructural (pobreza, injusticia, desempleo); que implica el bajo nivel en lo que bienestar social se refiere y que genera un círculo de problemas sociales.
◾· La cultural (ideologías, campañas, creencias); que implica la posibilidad de identificar y aceptar el otro, la tolerancia y la convivencia. (Rocío Belandria Cerdeira y Luis Rodolfo Rojas 2010:80).
Por otra parte, los Micromedios necesitan apoyarse/sustentarse en las identidades individuales, grupales y comunitarias, ellas son las que se harán cargo de las narrativas mediáticas convirtiéndose en un poderoso discurso contra los sistemas de dominación cultural.
De igual manera, apostarán a la tolerancia que es la base esencial para la resolución de diferentes tipos de conflictos, así quizás, lo entiende Martín Lienhard cuando entrega una alternativa al mundo intelectual y alternativo exteriorizando lo siguiente: hay que potenciar caminos de acercamiento al “otro”, borrando todo exotismo en sus relatos o trabajos suprimiendo al sujeto observador y su incorporación a la cultura del “otro”, esto sin perder la identidad”, concluyendo que las identidades son importantes para recuperar los procesos dialógicos y como ellas entregan nuevas miradas sobre la Interculturalidad y las narrativas mediáticas.
En consecuencia, la tarea fundamental de los Micromedios es el reconocimiento de las diferencias – étnicas, culturales, de opciones y de estilos de vida. La producción de contenidos no puede obviarse la tríada académica: Cultura, Historia y Comunicación que son las bases fundamentales en que se asientan los proyectos de Comunicación alternativa y emancipación cultural.
 Fuente: Alai, 22.10.15 por Miguel Ángel Soto, docente universitario chileno. Candidato a Doctor en Comunicación y Cultura por la Universidad de Artes y Ciencias Sociales de Chile. ARCIS

Comente