Tres directores, una misma línea editorial

8. Tres directores, una misma línea editorial por Mauricio Aire
El testimonio vale al menos por tres de los Directores de Los Tiempos a propósito de los 73 años de vida que acabamos de recordar.
Los Tiempos fue fundado por Demetrio Canelas, hombre público y político de fuste, fundador del Partido Republicano con Daniel Salamanca, alguno de sus biógrafos marcó que bien pudo haber sido Presidente de Bolivia, aunque eligió en cambio ser periodista. Demetrio que había estudiado Derecho en San Simón, fue fundador de El Heraldo, El Ferrocarril, La Prensa, y La Patria de Oruro. Sépase que por haberse opuesto a la firma del nefasto Tratado de 1904, su diario fue asaltado y destruido. No fue la única destrucción, también Los Tiempos sufrió el mismo destino por las hordas movimientistas en 1953, que silenciaron al diario durante 14 años.
Carlos Canelas asumió el reto de volver a las calles. Tuvo que librar muchas batallas para reponer lo material de la destrucción, para armar un equipo de periodistas y técnicos que asumieran el rol de “reinventar el diario”. Y lo hizo en la casona de la Santiváñez a partir de un acto que contó con la presencia de René Barrientos entonces Presidente de la República. Me tocó oficiar de Maestro de Ceremonias, por ello fui testigo de aquel renacer, en medio del fervor del pueblo de Cochabamba y sus instituciones. Momento solemne para reafirmar la línea editorial que había señalado Demetrio.
Hasta hace poco, guardé el recelo por haber obtenido Los Tiempos una especie de indemnización del Gobierno de Barrientos ante su nuevo lanzamiento, aunque ahora me entero de que no hubo la tal indemnización, puesto que todos los gastos que supuso la reapertura los cubrió la familia Canelas que se jugó todo su patrimonio en la nueva empresa, aventurando el aspecto financiero, en el supuesto de contar con “el apoyo de las instituciones y de los ciudadanos” en la etapa que se iniciaba aquel septiembre de 1967 sin alejarse ni una coma del
ideario que es la clave de su pervivencia y de su éxito editorial y empresarial instalándose más tarde en el nuevo edificio que hoy ocupa, uno de los más vistosos de la moderna Cochabamba.
Frente al carácter sobrio, enérgico y firme de Carlos Canelas, está la imagen de Julio César de carácter sociable, apegado a las instituciones locales y con excelentes relaciones a nivel empresarial. No olvidar que Julio César fue director de El Diario, y por un corto tiempo ministro de Defensa en el Gobierno de Tomás Monje Gutiérrez que asumió a la infausta muerte del presidente Villarroel. Julio César se distinguió claramente por su apoyo personal y de gestión periodística a la causa marítima, brindó por ello respaldo al accionar de Gaby de la Reza, (Gaby del Mar) dirigente cívica del Comité Pro Mar, siendo promovida su acción patriótica desde Los Tiempos con firmeza, pero con mesura, sin abandonar la línea de Don Demetrio de “contribuir a la acción progresiva del periodismo”, alejado de las exacerbaciones de una oposición tenaz contra el régimen banzerista, eso sí cuidando de las complacencias que el poder público suele conferir a los medios en todo tiempo.
Superados en parte los compromisos que la construcción y adecuación de los talleres a la modernidad, Los Tiempos asumió el reto tecnológico a plenitud, siendo pionero en muchos de los pasos que dictó la informática y la tecnología del Internet. Lo hizo con altura y prontitud, esta vez bajo la batuta de Alfonso Canelas, a la desaparición física de los antecesores.
Fuente: Los Tiempos, 23.9.16 por Mauricio Aira, periodista

Comente