Pandemia y federalismo

Comienzo este artículo con un título no muy original, pero ciertamente pertinente.

Es muy bien conocido en todo el mundo que los latinoamericanos en general, pero los bolivianos en particular, somos muy efusivos, cordiales y espontáneos, tan espontáneos que al día siguiente que hacemos una promesa ya nos arrepentimos de la misma y no sabemos como hacer para zafar de la misma.

Aplicada esta fórmula en el plano político, resulta en que un día podemos elaborar una política y al día siguiente derogarla. (Obviamente estoy exagerando para que se entienda a donde quiero llegar).

Tal es así que en las “gloriosas jornadas de octubre” (para parafrasear a los demagogos de siempre), una de las banderas que permitió que echáramos del poder al narco tirano, fue la del federalismo.

Hasta ahora retumban en mis oídos, los pedidos de los cabildos de Santa Cruz, Potosí y Tarija donde junto a otras cosas, se pedía ese estatus político para el país, al que estoy seguro, los otros departamentos se plegarían de buena voluntad.

Medio año después y en medio de un ambiente electoral un tanto apañado por la pandemia que nos ha tocado vivir, no he leído (y les pido que me corrijan si estoy errado) que ninguno de los partidos, organizaciones o frentes, tenga  una línea dedicada a este tema. Ni siquiera la dupla Camacho/Pumari, quienes separadamente promovieron los cabildos y las peticiones que contenían.

Sin embargo y gracias a la pandemia, hoy podemos ver en la práctica, que este es el mejor sistema de gobierno, porque es el que está más cerca de las necesidades de cada una de las regiones de cada país, debido a que los fenómenos económicos, sociales, culturales y hasta médicos, tienen sus particularidades que nadie mejor que los propios habitantes de cada región, pueden encontrarles solución.

Por diferentes motivos, la pandemia no atacó por igual a los departamentos de Bolivia, o si lo hizo, los mismos respondieron de diferente manera a ella con distintos resultados y no sería ni justo, ni correcto, “igualar” a las regiones con el mismo resultado.

Países federales como Estados Unidos, Alemania, Argentina y México, tuvieron mejor resultado para enfrentar la pandemia, precisamente porque a nivel local  pudieron implementar las medidas que mejor se adecuaban al momento vivido.

En nuestro país, de hecho aplicamos el principio autonómico para tomar las decisiones precisas para cada departamento, incluso para cada municipio, no obstante todos los problemas que provenían de una limitada autonomía como la que tenemos.

Ahora y con los resultados en la mano, con optimismo puedo decir que atrás quedaron los agoreros “slogans” de separatismo, antipatria y otros epítetos que provenían de “los demagogos de siempre” y que sembraban terror y desconfianza acerca de este sistema  de gobierno del que gozan los países más evolucionados del planeta.

Desde el sur de Bolivia, hago llegar este clamoroso pedido a todos los líderes de opinión, pero particularmente a la “clase política”, para que incluyan en la agenda del futuro próximo, esta exitosa fórmula de gobierno.

*Javier Vega es Presidente de la Asociación de Periodistas de Tarija

Comente